30 de enero: Día de la Paz. Libros por y para la Paz

 

Saboreando el cielo. Ibtisam Barakat.
Su argumento se centra en la infancia de su protagonista, una adolescente palestina que vive en Ramala (zona árabe de Israel) y la difícil/violenta convivencia con el Estado judío de Israel.

El profesor de música. Yaël Hassan.
La historia se desarrolla en Francia, sus protagonistas son un profesor de música de origen judío superviviente de un campo de concentración y un alumno musulmán procedente de una familia de inmigrantes.

El cazador de estrellas. Ricardo Gómez Gil.
A través de la relación de un adolescente y su amistad con un anciano tuareg conoceremos la cultura saharaui y su vida los campos de refugiados de Argelia.

El diario de Miguel. José Luis Ferris.
El autor, a través de datos verídicos, elabora una supuesta autobiografía de la infancia y adolescencia de Miguel Hernández, poeta excepcional, muerto prematuramente al terminar la Guerra Civil Española (1910-1940).

Cancionero y romancero de ausencias. Miguel Hernández (1910-1940).
Uno de los poemarios más emotivos del poeta, escrito en el frente durante la Guerra Civil.

Esta noche la libertad. L. Collins y D. Lapierre.
Libro documental en el que se narra y describe la caída del imperio británico en La India en 1947 y el nacimiento de La India y Pakistán. Todo ello siguiendo las actuaciones de Lord Mountbatten (último Virrey inglés de La India), Mahatma Gandhi (inspirador de la independencia de la India y su movimiento de desobediencia civil no violenta), J. Nehru (líder del Partido del Congreso Nacional Indio); M. A. Jinnah (líder de la Liga Musulmana).

                                                                              El Ángel Caído. M. Chagall.

Poemas. Blas de Otero (1916-1979).
                                                                               Yo doy todos mis versos
                                                                               por un hombre en paz
Blas de Otero Muñoz, poeta vasco nacido en 1916; durante la Guerra Civil se incorporó a los batallones vascos como sanitario y, cuando las tropas del general Franco entran en Bilbao, es enviado al frente de Levante. Acabada la guerra empieza a trabajar como abogado en una empresa metalúrgica vizcaína. Cuando intentó publicar su libro Pido la paz y la palabra (1955), tropieza con la prohibición de la censura. Lo que significó este libro en la poesía de la mitad de los años cincuenta queda patente en las noticias de los periódicos, que lo aclaman como uno de los títulos más importantes de la poesía contemporánea y el de mayor repercusión en el extranjero.

 

                                                                                       El baile. M. Chagall

                                                  La paloma apuñalada y el surtidor. Guillaume Apollinaire

                   

 

Anuncios

marprini@hotmail.com

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s